martes, 17 de junio de 2008

monólogo...

La sociedad tiene un interés muy particular en pérdidas y catástrofes.
Guerras, hambre, inundaciones, accidentes de auto, terremotos, depresión, conflictos, revueltas, asesinatos, horror, fobias, humo, adicciones, secuestros, luchas de poder.
¿El hombre quiere caos?
Lo va a tener.
Parece que nos atrae muchísimo ese estado casi orgiástico creado por la muerte y la destrucción.
Será que está en todos nosotros ¿Qué pasa nos deleitamos en él?
Algunos intentan poner cara triste ante estas cosas, pintándolas como grandes tragedias humanas; Todos sabemos que la función de los medios nunca ha sido la de querer eliminar los males del mundo. ¿Su trabajo será persuadirnos a aceptar estos males y acostumbrarnos a vivir con ellos?
El mundo que me rodea esta desintegrándose, y deja aquí y allá lunares del tiempo. El mundo es un cáncer que se devora a sí mismo.
La pasión se consume rápidamente. Los hombres recurren a las ideas y no se propone nada que pueda durar mas de veinticuatro horas.
Los poderes quieren que seamos meros observadores pasivos.
¿Nos han dado más opciones?
Por supuesto que si!!!! (Ríe) Nos han dado algo muy importante: el acto democrático y participativo de votar en determinadas ocasiones.
Bien!!! Puedo votar:
Siento que ha llegado el momento de proyectar mi propia inconformidad e insatisfacción frente a los esquemas sociopolíticos, dejando que mi propia falta de voz sea escuchada.
Ahora puedo “elegir”:
¿Qué prefiero?
Este títere de la “derecha” o este muñeco de la “izquierda”.
(Pausa, confusión) mmmmmm
También tenemos este “neo- modelito” de temporada…
No me decido ¿Que pasa no se elegir?
El Pronóstico dice que continuara el mal tiempo. Habrá más calamidades, más muertes, más desesperación. Ni el menor indicio de cambio por ningún lado. El cáncer del tiempo nos esta devorando. Nuestros héroes se han matado o los han matado y aún siguen matándose.
El fundamento del funcionamiento del control... es hacernos sentir patéticos, pequeños... para que voluntariamente renunciemos a
nuestra soberanía, nuestra Libertad, nuestro destino.
Así que el héroe no es el tiempo, sino la intemporalidad. Debemos marcar el paso, en filas cerradas, hacia la prisión de la muerte. No hay escapatoria. El tiempo no va a cambiar.
Me veo obligado a vivir tan rápidamente y furiosamente, que apenas me queda tiempo para decir estas palabras

3 comentarios:

el mundo de popozzy dijo...

paaaaaaaa que flashhhhh
musica de sala se la juega a fullll
un abrazo grande me gusta muchoooo!!!!!

charlotte dijo...

encontrar el paraiso en medio de tanto gris, parece surrealista, pero no lo es... En medio de tanto caos, es tuya la decision de frenar.

Muy bueno!!!

Claudion dijo...

y si el caos es necesario...como los mediocres para que existan los buenos artistas...como los momentos tristas para poder saber que es el momento de alegria...por favor... mas musica de sala.