domingo, 1 de febrero de 2009

dos

Más allá de su punto de vista, el hecho de que me hablara de las tragedias griegas hizo que no dudara ni un solo momento:
Lo mire y le dije: Bien Ok vamos. ¿A ver que sucede en tu mundo real?
El sonrió. Yo también.
Salimos caminando en silencio. Prendió un cigarrillo.
Otro tiempo.
Cada vez más lento sobrevolaba el atardecer lleno de viento. Hicimos una cuadras caminando y no podía sacarme de la cabeza a Eurípides a Sófocles y a Esquilo y pensaba, siempre a paso lento, mientras veía el humo salir de su boca ¿cual me gusta más? ¿ Esquilo ? ¿Sófocles? Eurípides me fascina, la verdad que los tres son grandes griegos de la antigüedad supongo que te guste uno mas que otro es cuestión de gusto, de subjetividad, de caminos recorridos o por recorrer. Los tres son desgarradores hacen que sus personajes se encuentren en un callejón sin salida en determinado momento de sus obras. Pensé en Medea en Clitemnestra en Agamenón en las Coeforas y en Edipo. Salí del ensimismamiento de mi pensamiento griego en el que estaba inmersa cuando escuche su voz que decía: Esta es mí camioneta vamos a tomar algo a mi casa ?.
Mí corazón empezó a latir un poco más rápido, me ruborice, mire el cielo por un momento para ver si no aparecía el deus ex machina a salvarme. ¿Algún Dios vendría a rescatarme?
Busco las llaves del bolsillo de la campera con un llavero verde, subimos a la camioneta. Se saco su campera de jeans , la encendió, puso música y comenzó a sonar Last Kiss de Pearl Jam, salimos dimos vuelta en la esquina y nos transportamos por las calles escuchando esa canción. El puso su mano en mi pierna , me hizo una caricia. Lo mire y pensé que era Zeus que venía para besarme. Me miró fijamente. En un semáforo me beso. No pude parar de mirarlo, él cada tanto miraba por el espejo retrovisor, las luces de la noche comenzaban a encenderse. Eramos él y yo por los caminos de la urbe escuchando Last Dog mientras el mundo iba desapareciendo.

8 comentarios:

charlotte dijo...

aaaaaaaaHHHH, volvió música de sala...
desaparecer, inmersa en pearl jam, dejando atrás la trágedia, las luces encienden los nuevos caminos, que bello, que no se apague la música.
Besos hermosa, ¿podés sentir el viento en tu cara? flores, guindas y cerezas te abrazan.....

Violeta dijo...

geniaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
no podés volver así, con esa banda sonora ganaste mi corazón.muero por otherside.

me gustó tu mini historia.

Anónimo dijo...

y valió la pena parece...(digo, tantos griegos dando vuelta)

Abrazo nena!

Evelyna Callegari dijo...

Un encanto, un momento hermoso. A ver como sigue, me imagino que continuara...

Chantal dijo...

continuará? pregunta la gente... Ud que dice?

Evelyna Callegari dijo...

Hola loca pase a visitar...

el mundo de popozzy dijo...

No suena a tragedia griega...
suena Perl Jam...yeahhhhh(saltando de los escenarios)
muy buenooo...

Roberto Esmoris Lara dijo...

Y las ruinas de una tragedia griega cayerón desde varios Eurípides de altura.