jueves, 18 de marzo de 2010



1-

No es difícil establecer una conexión.
Un bailarín de tango radicado en Bologna, un turista holandés que vino seis semanas a Bs. As para aprender a bailarlo.
Besos. Abrazos.
Encuentros. Despedidas.
Una chica en una librería buscando algo que la transporte hacia otra dimensión diferente a la que va a ser transportada: la necesidad de la ficción en el momento del vuelo.
El Holandés compro su primer libro en castellano: “Historia de Teller” de Jorge Lanata. La chica se quedo pensando, su vuelo se había retrasado casi dos horas.
Se cruzaron en un pasillo “vamos a leer lo mismo” dijo ella. Se sonrieron... el destino los había cruzado en aviones diferentes.

2 comentarios:

charlotte dijo...

"la necesidad de la ficción en el momento del vuelo" Volar sin necesidades, que la ficción sea solo un momento. Abrazo reina, quiero la parte dos que es más sabrosa ;)

Paula Viel dijo...

Que sea el mismo avión! Besos.